Test de Intolerancia Alimentaria

SÍNTOMAS DE LA INTOLERANCIA ALIMENTICIA
Las condiciones clínicas que se han podido relacionar con intolerancia alimentaria y que, tras suprimir el alimento o alimentos, en más de dos tercios de los casos, se han producido mejorías evidentes, son las siguientes, con datos entresacados de diversas publicaciones:

Trastornos gastro-intestinales (50%): Dolores abdominales, estreñimiento, diarrea, hinchazón, síndrome del colon irritable. Es la patología que más induce a pensar en una intolerancia alimentaria. Puede cursar desde abdominales, diarrea o vómitos, a estreñimiento, por lo que puede ser aconsejable realizar el test
bioquímico de IgG frente a alimentos ante una patología digestiva poco definida etiológicamente.

    • Procesos dermatológicos (16%): Acné, eczema, psoriais, rashes, urticaria, picor.
    • Molestias Neurológicas: (10%): Dolor de cabeza, migraña, mareo, vértigo.
    • Molestias respiratorias: (10%): Asma, rinitis, dificultad respiratoria.

En estos casos puede haber solapamiento con un proceso alérgico.

  • Trastornos psicológicos (11%): Ansiedad, letargia, depresión, fatiga, náuseas, hiperactividad (principalmente en niños).
  • Otros: Artritis, fibromialgia, articulaciones inflamadas

LA INTOLERANCIA ALIMENTICIA Y LA OBESIDAD
En personas obesas que no responden a los tratamientos habituales de adelgazamiento, se han experimentado perdidas de peso al eliminar de la dieta los alimentos frente a los cuales se presentaba una sensibilidad o intolerancia alta. Su explicación está científicamente probada.  Cuando se forman Inmunocomplejos  Ag-Ac, estos aumentan la presión oncótica del plasma y se retiene agua para equilibrarla. Este proceso de retención hídrica es la que provoca el aumento de peso. Por este motivo se recomienda incluir esta prueba en las exploraciones clínicas habituales, previas a la instauración de una dieta dirigida a tratar la obesidad. Al suprimir el alimento –el antígeno- dejan de formarse los inmuncomplejos, se deja de retener agua y se pierde peso de forma espectacular.

¿QUÉ ES EXACTAMENTE LA INTOLERANCIA ALIMENTARIA?
La intolerancia a los alimentos
 (también conocida como sensibilidad alimentaria) puede ser la consecuencia de una reacción adversa del organismo a determinados alimentos.
En ocasiones los alimentos que nos provocan el problema son aquellos que comemos más regularmente incluso los que más nos apetecen y tenemos más ansiedad por comer. Los síntomas de la intolerancia a los alimentos pueden deberse a varios factores: una deficiencia enzimática, por ejemplo en la intolerancia a la lactosa; la sensibilidad a determinados compuestos químicos, por ejemplo las aminas del chocolate y del vino tinto pueden provocar migrañas; o una respuesta inmunitaria humoral de tipo IgG conforme se observe en los resultados del análisis.
Se ha demostrado mediante investigación que la intolerancia a los alimentos puede estar vinculada con el incremento de los anticuerpos IgG por parte del sistema inmunitario tras la ingesta de determinados alimentos. En condiciones normales, estos anticuerpos forman complejos con las proteínas de los alimentos que son eliminados por el sistema inmunológico posteriormente  sin que se produzca ningún efecto adverso. Si los sistemas digestivo o inmunológico se encuentran comprometidos, estos complejos se pueden depositar por todo el organismo y provocar inflamación, lo que puede causar infinidad de síntomas como fatiga, síndrome colon irritable (SCI), hinchazón, migraña u obesidad.

TRATAMIENTO:
- No hace falta venir en ayunas.
- Realizado cuando quieras.
- Resultados en 48hrs.